Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web

Configurar

Entrevistamos a Teresa Andreu, responsable de diseño e interiorismo de Tast Culinary Projects.

Teresa Andreu acaba de aportar, por quinta vez consecutiva, su toque personal y saber hacer a la hora de decorar los espacios para la Cena de Armadores de la Copa del Rey Mapfre de Vela, en ésta su 38ª edición, con más de 750 invitados. «Siempre buscamos sorprender. Cada año la estructura de las instalaciones del Real Club Náutico de Palma nos ofrece unas posibilidades diferentes. En ocasiones anteriores hemos realizado más intervención de mobiliario diseñando piezas específicas para las estaciones de comida del evento, trabajadas en madera e incorporando luces y velas», responde Andreu cuando se le pregunta sobre en qué consiste su misión en el diseño del evento social más relevante del verano en Mallorca.

En la edición de 2019 el diseño de la Cena Blanca, «ha consistido en enfatizar los elementos florales, de ambiente y luz, complementando lo que el RCNP ofrece a través de las actuaciones musicales y audiovisuales en los diferentes escenarios y pantallas situadas en la terraza del club». No solo la parte estética se adecua a la propuesta de la organización, cambiante año tras año, «el catering y los productos gastronómicos que el restaurante El Náutico ofrece durante la cena también evolucionan con cada edición», señala Teresa.

«Buscamos que la experiencia sea como un viaje para los asistentes. Desde los ornamentos hasta la propuesta culinaria pretende transportarles durante unas horas por un recorrido de sabores, aromas, imágenes… En definitiva, una experiencia muy completa a nivel sensorial que este año estaba protagonizada por el color blanco», concreta la responsable de esta exigente puesta en escena de El Náutico durante toda la semana de regatas. Se trata de siete días de un gran volumen de trabajo que detrás esconden meses y meses de preparación aunque, como reconoce Andreu, «la verdad es que es muy gratificante ver el resultado que consigue Tast Culinary Projects con un evento muy cuidado, basado en las tres características de la marca: calidad, sencillez y elegancia».

No solo la Cena de Armadores ocupa a Teresa Andreu, ni mucho menos. El restaurante El Náutico se viste de gala y se personaliza al máximo durante la celebración de la Copa del Rey de Vela. «Este año hay novedades, tanto en lo que se refiere a la exposición de cuadros de Julia Alós, como la colección de réplicas de barcos a escala de La Insular, que nos ayudan a ofrecer un punto más de lo que se ha podido ver en años anteriores, pero siempre de manera muy equilibrada». En definitiva, se recrea un ambiente marítimo único como merece la ocasión.

«Estamos ante un trabajo colectivo de toda la familia Tast Culinary Projects, un equipo muy reforzado por los años de experiencia; es todo un honor poder acoger, de nuevo, el evento del año en la isla. Para todo mallorquín recibir la Copa del Rey de Vela en aguas de Mallorca es algo muy exquisito a nivel deportivo y nosotros lo vivimos con gran entusiasmo, con ganas de dar lo mejor y superarnos, y que quienes nos visitan se sientan siempre como en casa», concluye Teresa añadiendo esta máxima original de Tast Culinary Projects que no es otra que la «calidez, bienestar y amabilidad en el servicio que nos gusta brindar a nuestros clientes».